LUNA DE MIEL EN BAHÍA, BRASIL.

 

Seguimos con los destinos para vuestra luna de miel, esta vez os proponemos viajar a Brasil, pero no a Rio de Janeiro, si no un poco más al norte, a Bahía.

 

El punto de llagada para la región de Bahía es su capital Salvador de Bahía, fue la primera capital del Brasil colonial, y como tal, su centro histórico o también llamado Pelourinho goza de ese encanto con una arquitectura muy colorida casi tanto como su gente, nombrado Patrimonio de la Humanidad, no podéis dejar de pasear por sus calles empedradas y apreciar cada esquina y cada casa pintada de un color diferente.

Desde el elevador Lacerda, uno de los principales puntos de la ciudad, ya os podéis ir haciendo una idea del agua y las playas que os esperan los siguiente días. No dejéis Salvador sin hacer alguna escapada nocturna para disfrutar de los ritmos y la música porque es una experiencia única, probar la cachaça (bebida alcohólica con la que se hace la caipirinha) artesana de la zona, pero cuidado porque entre los bailes, la música y los chupitos de cachaça se puede terminar un poco perjudicado 😜

 

Si podéis cuadrar las fechas para ir en época de carnaval a Salvador, sin duda será una de las mejores experiencias de vuestra vida, esta considera según el libro Guines de los récords como la mayor fiesta del planeta!!!!

A poco tiempo en barco desde Salvador de Bahía se encuentra Morro de São Paulo, el principal destino de playa y más conocido de la región, esta muy bien para pasar unos días entre preciosas playas y ambiente tanto de día como de noche. Es una zona bastante turística aunque el pueblo sigue conservando el encanto de calles estrechas, sin coches y un entorno espectacular, aunque si que es cierto que en según que época del año se suele saturar bastante de turistas. La parte buena es que si buscáis cierto movimiento en cuanto a tiendas, restaurantes o locales de playa para tomar algo este es vuestro lugar, ademas si os vais a la playa, camináis un poco entre la arena blanca y os alejáis del pueblo enseguida encontrareis pequeñas calas y rincones prácticamente para vosotros solos.

Por último, si buscáis un lugar íntimo,más tranquilo, con playas espectaculares, donde el tiempo parece que se ha estancado, sin coches, donde poder pasear por caminos de arena que conectan pequeños pueblos, o por playas aisladas conectadas entre sí cuando baja la marea mediante pequeñas porciones de arena, Isla de Boipeba os va a enamorar. Podéis llegar desde Morro de São Paulo en barco y estableceros en el propio pueblo de Boipeba o si queréis perderos aún más por la isla y estar en un lugar más recóndito os podéis alojar en Moreré, no vais a encontrar lujosos hoteles con todo incluido, pero si que hay varios alojamientos con mucho encanto y bien cuidados.

 

Ya solo queda disfrutar del sol, de las playas, de la tranquilidad y si queréis y os gusta de actividades como el snorkel para descubrir lo que os oculta Boipeba bajo esas aguas cristalinas.